Leyendas urbanas
 

El fantasma de Felicitas Guerrero

Felicitas era una joven quinceañera que se casó con un terrateniente sesentón de apellido Álzaga, al poco tiempo de casados murió el esposo dejando a la joven una herencia millonaria. Joven rica y disponible, Felicitas era una de las mujeres mas requeridas por los hombres de aquella época y fue justamente un pretendiente despechado el que la asesinó en 1872 al ver la salir de su casa en compañía de otro hombre.

   Los padres de la joven construyeron en el lugar una Iglesia para recordarla, es en este lugar donde los vecinos de Barracas, dicen que el fantasma de Felicitas Guerrero deambula por la Iglesia, ubicada en la calle Pinzón 1480.Se dice que el fantasma suele aparecer entre las torres y hasta en el interior del templo.

   La leyenda dice que quien toque las rejas que rodean la Iglesia, recuperará el amor perdido, los que creen en esta historia acostumbran a dejarle flores y ofrendas.