Mitos Argentinos
 

El remolino de viento

Existía un cacique tehuelche muy valiente, su hijo quien heredaría el trono, también había heredado sus cualidades. El joven estaba casado con una mujer muy bella. El cacique, ya envejecido, se enamoró de su nuera, que no respondió a los pedidos de su suegro. Pero él, cada vez más obsesionado con la joven, llegó planear el asesinato de su hijo.

   El filicidio ocurriría el día en que los hombres de la tribu saldrían a cazar, simulando disparar la flecha contra un ciervo, el cacique apuntó hacia su hijo, fue entonces cuando Dios envió un soplido que bajó del Cielo envolviendo al cacique y lo arrojó contra las rocas.

   Desde entonces, los tehuelches llamaron al remolino “El soplo de Dios” que detuvo una de las injusticias mas grandes que el hombre puede cometer.