Mitos Argentinos
 

El Familiar

Creencia del norte del país, particularmente de las provincias de Tucumán, Salta y Jujuy.

   Se dice que los dueños de los ingenios azucareros hacían un pacto con el Diablo, a quien le ofrecían la vida de un peón de la empresa a cambio de aumentar las ganancias ese año. También se asegura que cuando más empleados “coma” el familiar, mayor será esta ganancia. Esta es la explicación popular a las curiosas muertes ocurridas en estas zonas de producción azucarera. También es la manera de explicar las pérdidas de la fortuna una vez que el dueño muere, ya que si sus sucesores no renuevan este pacto, el Familiar no “protege” esa fortuna.

   Se le atribuyen al Familiar diversas morfologías, desde la forma de un perro con ojos encendidos, de víbora o de ser humano. Inútil será defenderse si al momento del ataque, no se lleva consigo un crucifijo además del puñal.