Leyendas urbanas
 

Casa Tomada

En esta mansión ubicada en Riobamba al 100, tambien conocida como “La Casa de la Palmera” se dice que se inspiró Julio Cortázar para su cuento "Casa tomada".

   
En la decada del 30 la casa fue comprada por una viuda uruguaya que fue a vivir allí con sus 6 hijos, 5 varones y una mujer , Elisa, la casa de nueve habitaciones y sótano era suficiente para albergar a todo el familión. Al morir la madre la casa siguió siendo ocupada por sus hijos, todos solterones empedernidos.

   Los hijos varones se destacaban por mujeriegos y esta característica molestaba a Elisa, la única hija mujer, que era una fervorosa practicante de la religión católica. Este rasgo se transformó en enfermizo cuando, al morir cada uno de sus hermanos, Elisa cerraba con llave y candado la habitación que le correspondía, también se dice que evitaba cambiar de lugar las cosas que habían sido de ellos.

   De esta manera la casa fue achicándose hasta incluir el subsuelo, donde el último hermano que quedaba vivo, lo usaba para tener relaciones sexuales con la mucama de la casa. Elisa murió en 1992 y la casa quedó abandonada hasta 1997, año en que se abrió una escuela primaria en ese lugar.